Terapias psicológicas en Aranjuez | Psicología Alba Atienza | Psicólogos en Aranjuez | Psicólogía Alba Atienza

Terapias psicológicas en Aranjuez | Alba Atienza

Terapia infanto-juvenil

Los niños, además de ser el futuro de la sociedad, son figuras muy importantes en el núcleo familiar, para un padre el bienestar de un hijo es su máxima.  En la actualidad a los adultos nos cuesta, en ocasiones, manejar las dificultades de la vida diaria, los niños no lo tienen más fácil. El malestar que experimentamos en una situación complicada como en la que estamos también se traslada a los menores,  apareciendo de forma más frecuente dificultades en sus ámbitos familiar, social y escolar. La consecuencia, ambos, padres y niños sufren, y la dinámica familiar también se ve modificada.

El que la figura del psicólogo sea cada vez más reconocida y valorada por la sociedad lleva también a que los progenitores estén más concienciados con la necesidad de buscar orientación profesional cuanto antes y así intervenir con rapidez y efectividad.

Desde la metodología de nuestro centro entendemos que es fundamental conocer el desarrollo evolutivo de los niños y adolescentes para poder trabajar de forma eficaz los problemas característicos de cada etapa vital. Además entendemos que sus primeros años de vida, incluso antes del nacimiento, desde la propia gestación, son fundamentales para el desarrollo de su personalidad como adulto y de sus capacidades intelectuales, afectivas y sociales. Por tanto, la información de su crecimiento hasta el presente, así como la interacción con sus principales figuras de apego y con su entorno son elementos que juegan un papel importante en su desarrollo y es tenido en cuenta de cara a evaluación y tratamiento.

Nuestro equipo interviene sobre el niño y da orientación a los padres facilitándoles pautas concretas de cambio para poder recuperar cuanto antes el equilibrio y bienestar en su dinámica familiar.

Los niños, como los adultos, también experimentan momentos difíciles que pueden no saber abordar. Si a esto le unimos que se encuentran en un proceso de crecimiento, y que las estructuras de su cerebro están en continuo desarrollo, nos encontramos con una falta de madurez que puede acentuar aún más la falta de recursos para resolver lo que les ocurre.

Ante las dificultades, vosotros, los padres, sois su mejor herramienta para ayudarles. Para ello, en primer lugar, es fundamental que conozcáis aquellos síntomas que  pueden indicar que vuestro hijo está pasando por un proceso que no aborda adecuadamente.  Además, hay que tener en cuenta que los síntomas de algunas dificultades se manifiestan de manera diferente en niños y adultos. Ante un mismo problema  aparecen distintas consecuencias cognitivas, emocionales y conductuales, por lo que no tenemos que basarnos solo en nuestra experiencia como adultos para valorar el bienestar de nuestros menores, ya que son procesos diferentes.

De hecho, hay problemas psicológicos que pueden resultarnos chocantes que se manifiesten en niños o adolescentes, pero lo cierto es que los menores no están exentos de vivirlos, tal es el caso de la depresión y  de la ansiedad infantil. Cuando los padres se plantean esto: “¿Puede estar mi hijo deprimido? ¿Puede sentir ansiedad, estrés o sufrir un ataque de pánico?”, les resulta difícil contemplar una respuesta afirmativa, pero lo cierto es que cada vez en consulta nos encontramos con un mayor porcentaje de niños con cuadros de ansiedad o estado de ánimo depresivo. Por ello es importante conocer las claves que pueden indicarnos que debemos consultar con un especialista para saber si nuestro hijo tiene dificultades. Si tienes dudas pregúntanos, estaremos encantados de atenderte, y la primera sesión es gratuita. Consúltanos sin compromiso.

Los principales problemas que parecen en niños y adolescentes son:

  • Trastornos de ansiedad y depresión infantil
  • Trastornos generalizados del desarrollo (problemas genéticos, autismo etc.)
  • Déficit de atención con o sin hiperactividad
  • Problemas en el control de impulsos
  • Problemas en el control de esfínteres (enuresis y encopresis)
  • Miedos (A la oscuridad, a ir al colegio, a relacionarse, estar solos etc.)
  • Alteraciones en la alimentación (Problemas en la deglución, anorexia, bulimia, obesidad etc.)
  • Alteraciones en el sueño (Pesadillas y terrores nocturnos, dificultades para conciliar el sueño e irse a la cama, dificultades en el ciclo sueño-vigilia, etc.)
  • Problemas de conducta (celos, rabietas, desobediencia y no aceptación de límites, agresividad, etc.)
  • Manías, obsesiones y compulsiones
  • Problemas de autoestima
  • Problemas de asertividad (no saber defenderse, no saber decir no etc.)
  • Problemas escolares (mala adaptación a guarderías y colegios al ingresar, fobia escolar, bajo rendimiento en las materias, acoso de compañeros,  dificultades para relacionarse etc.)
  • Adicciones a sustancias y a las nuevas tecnologías

[ Volver al listado de categorías ]